Enfermedades condiciones de gatos

No "felino" bien: lidiando con la depresión felina

No "felino" bien: lidiando con la depresión felina

Todos tenemos días malos y todos tenemos la tristeza. También es cierto para los gatos, por lo que todos los amantes de los gatos deben conocer los signos de la depresión felina.

A menudo llamamos a los miembros de nuestra familia felina para que nos levanten el ánimo. Después de un largo día en el trabajo o durante una crisis familiar, el suave ronroneo de un gato puede calmar los nervios agotados, y los sentimientos catárticos que uno tiene cuando acariciar a un gato no se puede negar. Sin embargo, no muchos dueños de mascotas se dan cuenta de que los gatos pueden sufrir episodios ocasionales de depresión felina. Es en estos días de depresión que los miembros peludos de nuestra familia nos necesitan más.

Como cuestión de hecho, es importante observar siempre el comportamiento de su gato para determinar sus patrones de comportamiento y tipo de personalidad normales. Entonces, si la depresión felina se establece, podrás distinguir lo que puede estar mal. La personalidad de un gato suele ser innata, sin embargo, muchos factores ambientales, así como los errores cometidos por su dueño, pueden exasperar sus instintos naturales.

Si un gato normalmente sociable y cariñoso de repente se vuelve reservado y tímido, es posible que estés lidiando con la depresión felina. Del mismo modo, si un gato juguetón y amante de la diversión se vuelve independiente y distante, puede haber problemas que debe abordar.

Conocer las cualidades y peculiaridades que posee tu gato será clave para diagnosticar la depresión felina. Los gatos tienen una necesidad innata de interactuar con las personas, sin embargo, el grado de interacción varía con la personalidad única de cada gato.

Aquí le mostramos cómo saber si su gato puede estar sufriendo de depresión felina y qué puede hacer al respecto.

Hable con su veterinario

Al igual que con cualquier comportamiento anormal, siempre es mejor consultar primero con un profesional. Si nota uno de estos signos de depresión felina, es hora de visitar al veterinario.

  • Comportamiento agresivo fuera de la personalidad normal de su gato que es amenazante o dañino para los humanos u otras mascotas. A veces, la agresión felina se presenta en lenguaje corporal, como la espalda arqueada, la cola curvada hacia abajo o hacia los lados, o las garras desenvainadas y listas para la acción.
  • La falta de aseo puede ser otro indicador de depresión felina, ya que la mayoría de los gatos se arreglan meticulosamente.
  • La pérdida de apetito es a menudo uno de los primeros síntomas de enfermedad en los gatos y puede ser su primera pista de un problema. También puede tener un grave impacto en la salud de un gato si dura 24 horas o más, y puede ser un signo de anorexia felina.
  • A menudo vinculada estrechamente con la pérdida de apetito, la pérdida de peso es otro posible signo de depresión felina. La pérdida de peso se considera clínicamente importante cuando excede el 10 por ciento del peso corporal normal y no está asociada con la pérdida de líquidos.
  • El letargo es un signo inespecífico asociado con muchos posibles trastornos sistémicos subyacentes. Puede tener poco o ningún impacto en el gato afectado, sin embargo, su presencia puede representar depresión felina e incluso enfermedades graves o potencialmente mortales. El letargo de más de un día de duración no debe ignorarse y debe abordarse, especialmente si persiste.

Razones para la depresión felina

El aburrimiento es una causa común de depresión felina, especialmente en gatos de interior. Aunque el ambiente interior puede ser más seguro, puede no ser tan interesante para un gato curioso. Por lo tanto, es importante crear un ambiente que sea enriquecedor y estimulante, y que ayude a complementar lo que los gatos normalmente obtendrían afuera. Esto puede incluir plantar hierba para gatos en un lugar soleado, agregar comederos para pájaros y ardillas cerca de una percha conveniente junto a la ventana para el entretenimiento, y proporcionar postes para rascar y juegos de plumas o cuerdas para la actividad.

Pero el aburrimiento no es la única causa de la depresión felina. Aquí hay algunas otras causas a tener en cuenta:

  • Muerte de una mascota de compañía o de un familiar querido
  • Cambios en el clima: no se sabe que los gatos sufran un trastorno afectivo estacional (TAE), pero tu gato podría reflejar tus propios sentimientos
  • Nuevas personas en el entorno y / o cambios en el entorno.
  • Cambios importantes en la rutina o salir del horario diario normal
  • Toxinas ambientales, como limpiadores domésticos, medicamentos e incluso algunas plantas.
  • Deficiencias mentales relacionadas con la edad

Si sospecha que su gato puede estar sufriendo de depresión felina debido a cualquiera de estas afecciones, hay ayuda y hay cosas que puede hacer. Algunos de los signos de depresión felina también pueden ser signos de otras afecciones físicas, por lo que nuevamente es vital discutir el cambio de comportamiento con su veterinario, especialmente si los síntomas han persistido durante varios días.

(?)

Cómo lidiar con la depresión felina

A los primeros signos de depresión felina, hay cosas que puedes intentar para sacar a tu gato de su caos. Si notas que tu gato muestra comportamientos extraños, prueba:

  • Pasar más tiempo con ella: al menos 30 minutos de juego por día es ideal
  • Introducir nuevas actividades para gatos con juguetes o perchas
  • Dejar las persianas abiertas para un ambiente bien iluminado.

Estas acciones son a menudo las primeras cosas que su veterinario sugerirá para combatir la depresión felina. Comprende que los gatos son criaturas muy orientadas emocionalmente; varios factores los afectarán. Pero, cuando se le da suficiente tiempo y amor, su gato debería poder adaptarse a cualquier cosa.

(?)